5 feb. 2013

EL MIEDO ACOSTADO EN EL AMOR

 
Querida mía:

 

Llevo toda la tarde pensando en cómo podría ayudarte a superar tus miedos, pero la verdad es que no sé si soy la persona más adecuada para hacerlo. Hace poco me dijiste que sueñas muchas veces en ser como yo, porque soy la persona más fuerte que jamás has conocido. Las apariencias engañan, querida mía. Puede ser esa costumbre mía de no mostrar mis sentimientos, para que no me hagan daño, lo que te ha llevado a tener esa visión de mí. No me considero una persona fuerte pero es cierto que a pesar de los contratiempos me mantengo en pie. Son ya muchos años los que soportan mis huesos y puede ser que pienses que el tener cierta edad nos libra de los miedos o que el único miedo que puedo llegar a sentir es el miedo a la enfermedad o a la muerte.

Tú siempre has formado parte de mi vida, ya antes de conocerte yo te pensaba. Te quiero tanto que no me es posible quedarme indiferente ante el sufrimiento que te provocan tus miedos, sobre todo el miedo que sientes a dejarte llevar por el amor.

Sólo a ti, por lo mucho que te quiero, y por si mi experiencia te puede servir, te confesaré que también tengo miedo, que en esta vida hay demasiadas cosas que asustan, tanto, que me paralizan.

Asusta que el tiempo pase tan deprisa, asusta la tormenta, la lluvia, la madera de la vieja casa que siempre cruje a destiempo, incluso podría decir que asusta el amor, pero seguimos día a día caminando atados a estos miedos. Nos parecen algo tan natural como el temblor que siente la madre primeriza cuando el dolor le anuncia el parto, o cuando le ponen a su hijo entre sus manos, descubriendo que un niño no es un muñeco con el que jugar a cambiar pañales, y cuando se pregunta si sus manos serán capaz de sostenerlo, protegerlo y trasmitirle todo el amor que necesitará a lo largo de su existencia.

Ya sé que hay días en que todo asusta, como cuando nos sentamos a contemplar nuestra vida y sentimos que estamos al borde del abismo o sumidos en los ruidos de la noche y nadie hace nada por rescatarnos.

A veces me quedo callada, varios días, recordando el momento en el que nacieron tantos miedos o los dolores que fueron marcando la distancia a la inocencia o al amor. Ese momento que hizo que nuestras almas envejecieran más que nosotros mismos, más que nuestros propios años. Después de esos silencios necesito regresar a la luz y difundirla, contemplarme en el espejo y contar una a una mis arrugas, sólo así puedo regresar a la inocencia o a la ingenuidad de un tiempo que ya no existe. Sólo así puedo regresar al amor.

No pienses que quiero desandar el camino y que quiero volver a tener los años que ya no me pertenecen. No, sólo quiero que me quiten el principio de la no existencia, ese momento donde nacen todos los miedos, y me dejen permanecer en este instante donde transito en el amor con la libertad que me conceden las arrugas y los años ya vividos.

¿Qué más puedo decirte, cariño mío? Recuerda siempre el momento en el que nacieron tantos miedos no para habitar en ellos, si no para marcar la distancia y regresar a la luz, regresar al amor.

Nunca olvides que el regreso es doloroso pero yo siempre te estaré esperando.

Te espera el Amor.

© Ana Villalobos Carballo
Carta semifinalista "VIII Certamen de Poemas y Cartas de Amor Rumayquiya" publicada en el libro INTIMAMENTE TUY@ de la colección Rumayquiya.
Entrega de premios y presentación del libro el día 14 Febrero 2013, 19 h en el Centro Cívico Tejar del Mellizo,C/ Santa Fé nº 2 (Sevilla)

Con mi agradecimiento al Grupo Café de Palabras (Jaén) por su acogida y cariño en este tiempo que llevamos caminando juntos, y por impulsarme a seguir escribiendo.

12 comentarios:

Alonso de Molina dijo...

corto se ha quedado el premio Ana,

"seguimos día a día caminando atados a estos miedos"

saber convivir con lo que la vida nos ha situado al lado es una valentía fuera de toda duda, lo fácil es huir, seguir atado controlando las emociones solo es posible con mucha fuerza espiritual

Enhorabuena Ana

Te mando un fuerte abrazo de los tuyos

adm

Manu dijo...

¡Qué alegría volver a leerte!
Me ha llegado la noticia de que no sólo has quedado semifinalista con la carta, si no que has sido la ganadora con un poema y otro de tus poemas ha quedado finalista, así que aunque el premio es uno el reconocimiento es triple. Mi más sincera y triple felicitación. Haré todo lo posible para estar el día 14, leerte es un lujo pero escuchartelos recitar, de la manera que tu lo haces, es un auténtico privilegio. Me quedo releyendo esta carta tan cierta y real como la vida misma pero al mismo tiempo tan hermosa.

Beso
Manu

Fina Tizón dijo...

En primer lugar, mis felicitaciones, Ana, bien merecidas. En segundo lugar, decirte que esta entrada de hoy, preciosa, no tengo palabras. Quiero quedarme con lo siguiente por lo que de valioso tiene: que el envejecimiento del alma es lo peor que nos puede suceder; el cuerpo puede multiplicarse de arrugas, pero si nuestro interior se mantiene joven la vida, mientras exista, será bella.

Mi enhorabuena de nuevo y un abrazo, Ana

Fina

Encarni dijo...

Felicidades Ana, una hermosa carta la que has coreografiado; toda la carta es estupenda pero tiene algunos parrafos que son más estupendos por todo lo que encierran en ellos. No sé como no has ganado porque la carta bien lo merece.

Un abrazo guapa.

rosa_desastre dijo...

Felicidades amigaaaaaaaaaaaaa. Yo no soy capaz de escribir una carta de amor.
Un besazo

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias por tan generosa mirada, Alonso. Hay que seguir, siempre hay que seguir aunque la mochila pese demasiado.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Alegría me da a mí, Manu, verte siempre aparecer por esta ventana. Ya veo que tienes un pajarito que te lo cuenta todo. Gracias por tu presencia y felicitación. Me encanta tener excusas que me permitan ir a Sevilla y si es para algo así mucho mejor. Espero que nos veamos.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchísimas gracias a tí, Fina, por pasar por este espacio y por tu mirada que descubre el auténtico sentir de esta carta. Gracias por tan hermoso comentario.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias, Encarni, me alegra muchísimo encontrarte por aquí y espero que este lunes no surja nada que me obligue a faltar.
Sería un poco agonía que me llevara tanto el premio en poesia como en carta, además estoy segura que las habrá muchísimo mejores.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

¡Ay, que alegría, querida Rosa! Muchas gracias, ¿qué tu no eres capaz de escribir una carta de amor? Eso no me lo creo yo. Lo que yo quisiera es poder escribir esos relatos que tu escribes, que para que te enteres me los leo todooooos.
Espero que te apuntes al Encuentro que los jueveros van a hacer aquí en Jaén que tengo ganas de verte, que cuando voy a Sevilla siempre voy a contrareloj.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

San dijo...

Ana felicidades, una carta escrita desde el corazón. Me encantó quien la firma, el amor.
Un abrazo.

MercedeS dijo...

Preciosa carta, Ana, y enhorabuena por todos los premios y reconocimientos que recibes.
Amor y Miedo, los dos polos de una Vida con mayúsculas........
Besos para ti y los tuyos.