30 mar. 2010

ANHELOS



Anhelo el tacto de tu huella en mis aceras y el desorden de mis pasos por tus calles, la mágica belleza que adorna tu almanaque. En tu albero guardas la inocencia incontenible de mi infancia, las dudas y razones que estallan con tu incienso.

Aprendí a quererte sin quererte y a morirme en cada una de tus muertes.

Hoy mis ojos no sostienen mi memoria. Hoy siento la impertinencia del aire que subleva mis párpados contra la secreta arquitectura que traza el rumor de los olivos y duerme el desorden de las lágrimas que hieren mi horizonte anhelando paisajes de azahar.


© Ana Villalobos Carballo
(aunque no soy gallega a veces

irremediablemente me puede la morriña)

8 comentarios:

ÓNIX dijo...

Hola Ana...

Siempre hermosas tus letras y para mi todo un placer pasar por tu orilla a deleitarme de esa vena creativa que Dios nuestro señor te ha concedido...

Muchos besos y los mejores deseos para ti y los tuyos...

Laura Gómez Recas dijo...

Ana, és una belleza este texto. Sentimiento y poesía horizontal sobre tu morriña.

Si éste es el resultado, qué bien que la tengas.

Un beso.
Laura

Luisa Arellano dijo...

Es normal que la eches de menos. ¿Cómo no va a serlo, si a mí me "enganchó" para siempre cuando, siendo una niña aún, pisé sus calles por primera vez con una excursión de mi colegio? Nunca he podido desprenderme de ella, de su olor, de sus colores, de su alegría, de sus gentes. Soy una enamorada de Sevilla y lo grito y lo proclamo a los cuatro vientos.
Entiendo perfectamente lo que te sucede, habiendo además nacido allí.

Pero mira, todo tiene una lado bueno. Mientras la comparativa de las flores de azahar y las de los olivos, nos dejen tanta belleza, no vamos a tener más remedio que aplaudir el cambio :)

Un abrazo enorme.

Rosalía dijo...

Hermoso paisaje el que describen tus palabras, paisaje de emociones quiero decir. Me gusta tu estilo

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias, Onix, por tu cercania y cariño.

Besos que te lleguen al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Ay, Laura, la melancolía que, a veces, es más fuerte que una. Gracias por estar siempre.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Querida Luisa, muchas gracias por estas cariñosas palabras que me infunden ánimo. Bueno... siempre han dicho que todo lo malo tiene su lado bueno y me vais a hacer creer que es así, jajja.


Muchos besos, que te llegue al corazó

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Me alegra mucho, Rosalía, que te haya gustado pasear por estas emociones.

Un beso que te llegue al corazón

Ana