14 jul. 2009

ME ESCRIBO


Hoy escribo, como otras tantas veces, sin saber por qué escribo, sin saber lo que quiero escribir. Sólo sé que me sorprende la mañana y el papel, que anoche estaba vacío de emociones, amanece hoy rebosante de palabras; palabras que luchan por encontrar la primera línea de salida en este ajado folio que durante tantos años guardé en un cajón.

Y escribo, como casi siempre, desnuda y sin tapujos, rebosando sensaciones.

Si observo las palabras que he dejado escritas parece que no respiran, que están inertes, que nunca me habitaron, pero no todo es lo que parece. Me fijo bien porque, a veces, esta estúpida miopía me desvirtúa las imágenes, las miro fijamente, las miro de reojo, una y otra vez; sí, ya lo veo, lo sé: no se mueven, quizás duermen o quieren pasar desapercibidas, pero están vivas y respiran... siento latir su corazones.
¡Demasiado vivas!- me digo en ocasiones a mí misma- Porque hay días que se pelean entre ellas, saltan y corren unas tras otras, quieren salir todas a la vez. Me alborotan las tardes más tranquilas y tengo que regañarles: “¡Pero qué locura es esta! ¿No veis que nada de lo que estáis diciendo tiene sentido, que con tanta algarabía no sabéis ni lo que queréis decir?” Ellas me miran con cara de sorpresa, creo que no me entienden. Les digo que se callen, que las voy a castigar vaciándolas de contenido. Eso las asusta bastante, porque cuando de nuevo las observo me vuelve a parecer que están inertes, que no respiran, que nunca me habitaron. Entonces me olvido, me olvido de todo, incluso me olvido de que, cuando llega la noche, a ti te gusta salir a pasear por este sendero que he sembrado de palabras y de que, si pasas despacio tu mirada por mis letras, descubrirás cada poro de mi piel, que si las acaricias con ternura mis acentos y mis comas temblarán dulcemente; acaso tu también tiembles o, incluso, puede que las escuches gritar, con frecuencia tienen miedo como yo.

Yacen mis palabras, como los sueños olvidados en un manto de hojarascas, silentes y calladas, y eres tú, quien con tu mirada, consigues que escapen de esta prisión y vuelen en libertad.

Dedicado a todos los que pasean por mis letras dejando su huella en este espacio y a los que lo hacen en silencio; especialmente para Marga, Rosa Desastre, Mercedes Sánchez y Manu que con su amistad y sus palabras que esta vez no quedaron en silencio han hecho que las mías vuelvan a volar.
.
.
Ana Villalobos Carballo
13 de Julio de 2009
Safe Creative #0907144122516
.

11 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

¡Precioso, Ana! De verdad.

Un abrazo,
Laura

Alonso de Molina dijo...

es complicado entrar a veces Ana, deberías revisar el blog, algún contador, enlace,... algo hace que cuando entras te da un aviso y se cierra; el texto muy tuyo, instrospección dura, cruel incluso, no digas a tus emociones que se callen, qué coreografías podrías construir con las emociones calladas; y gracias muchas por la dedicatoria, ah! si no me has incluido, seguro que ha sido un descuidillo, escribir tiene eso que uno-a se olvida a veces de los amigos-as

un beso de los tuyos

Josep Julián dijo...

Veo que te interesan las emociones. Si te pasas por el mío verás que no eres la única.
Un saludo y hasta pronto.

Mercedes dijo...

Ana, haces gala de una imaginación desbordante y un dominio de las palabras que no deja de sorprenderme. Me encanta tu texto y me ha hecho mucha ilusión tu dedicatoria. Gracias Ana. Y ya ves que tanto tú como nosotros necesitamos que sigas escribiendo.
Un beso muy grande.

ÓNIX dijo...

Ana, maravilloso como siempre... eres capaz de ofrecernos un lugar calido al que te juro visitaría mas a menudo si no tuviera la vida tan complicada, sin embargo me escapo, debo hacerlo para leerte y para salir como hoy, tan encantada de tus letras, tan tuyas, tan llenas de vida y esencia pura...

Es maravilloso leerte y yo me uno a tus letras que piden a gritos salir, no las castigues, dale libertad... Besos...

Daniela Matos dijo...

Parece que las "Anas", tienen una cierta sensibilidad muy especial.
Me siento muy honrada de ser amiga de una gran poetisa Ana Marquez http://coneltiempoenmisbrazos.blogspot.com/ ,a quien admiro.
Ahora encuentro a otra Ana llena de sensibilidad, pues me felicito por tener esta suerte.
Espero ser tu amiga, te leeré con detenimiento y me contagiaré de tus letras.
Recibe mi afecto: Daniela Matos o M.Le Chat o LaGata Rosa

Manu dijo...

Me alegra encontrar de nuevo tus palabras, dejálas que vuelen que sean las alas para tus emociones,y no las vacíes de contenido, ni de sentimientos, querida Ana ( por cierto, Felicidades por tu Santo aunque un poquito atrasadas). El texto lleno de sensibilidad y gran imaginación se lee con mucho agrado, me ha encantado. Y como a Mercedes me hace mucha ilusión la dedicatoria, aunque es a tí a quien tenemos que darle las gracias por dejar que sigan gritando tus palabras y regalarnoslas revestidas de sensibilidad y emociones profundas. Un beso muy grande que como los tuyos puedan llegar al corazón

Manu

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchísimas gracias, Laura, y perdona la tardanza no he despistado y no me he dado cuenta de que no había contestado a ningún comentario.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Alonso, los problemas ya se arreglaron aunque tardo un poquillo.
Bueno.... tanto como cruel, creo que no llega a tanto y con las emociones calladas las coreografías que se pueden construir no son tan hermosas, es verdad.
Estas incluido en el cupo general de lectores que pasan por este blog y dejan su huella, pero a los que he citado son los que en esos momentos me animaron para que no dejara de escribir, que era lo que había decidido.
Aunque he de reconocer que últimamente tengo demasiados olvidos, habr´´a que vitaminarse, jajaja.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

PD. y disculpa por la tardanza

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Josep, por tu paso y tu invitación que acepto de buen grado.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Ay, niña, muchas gracias por todo, aunque sea demasiado tarde.
¡Anda, mira quién habla de imaginación! jajjaja.

Besos que te llegue al corazón

Ana