27 feb. 2015

LA MAGIA DE UNOS VERSOS




 El pasado sábado 14 de Febrero amaneció nublado, pero en el interior del salón de actos del Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla brillaron la poesía, la música y las flores.
La Asociación Itimad como cada año, en el día de los enamorados, celebraba un recital poético al que fui invitada a participar. Acudí al acto sin muchas ganas, tal vez porque últimamente ando bastante alejada de cualquier evento poético o porque mis ánimos estaban tan nublados como el día. A pesar de ello me resultaba difícil rechazar la invitación  a participar, puesto que tengo que agradecer el que siempre cuenten conmigo para todos sus eventos.
La magia que siempre desprenden la poesía, la música y las flores hicieron que los poemas de amor que allí se recitaron brillaran con luz propia ocultando el nublado del día. Algunos llegaron a pensar que, incluso, fue mágico que yo en vez de recitar poemas de desamor, que son más habituales en mí, sorprendiera recitando dos poemas de amor.

Por otra parte en el acto tuvo lugar la entrega de premios del IX Certamen Rumayquiya y la presentación del libro con los poemarios galardonados. A muchos sorprendió “Matemática impura” de José Miguel García ganador del certamen, que demostró la belleza de las matemáticas a través del verso. Lo paradójico  es que José Miguel es profesor de literatura y odia las matemáticas.
“A lluvia perpetua” de Elena Marqués nos llevó a realizar un hermoso viaje por el mundo de la nostalgia y los recuerdos.

Con esta entrada sólo quería agradecer a la Asociación Itimad el que siempre me invite a participar en sus eventos y  agradecer, a todos aquellos que se emocionaron con mis versos, el cariño con el que me manifestaron sus emociones.
Sólo puedo decir que me alegro de haber asistido al acto y haberme reencontrado y compartido con tan buenos compañeros y amigos una mañana tan llena de magia.
.
.

No hay comentarios: