9 nov. 2012

CREENCIAS



Yo creía que el mar era de espuma

con olas salpicadas de salitre y nostalgias,

la frontera feliz

de unos ojos mirando al horizonte.



Creía en los latidos pasionales

de un vuelo de gaviotas

surcando las arenas de la piel,

y sin embargo siembro de llanuras

el oleaje ardiente de su voz.



Nunca creí que el mundo fuera estático

y dibujé caminos lineales,

parábolas abiertas, esféricas tangentes

con tendencia a tocar el infinito.

La vida es movimiento, semiesferas volantes,

universo creado de puntos cardinales, asimétricos,

y sin embargo siempre regreso al mismo punto.


¿Por qué es inevitable este retorno?


Creía que el olvido

era un lugar oculto en los recuerdos,

las palabras que gritan sin poder

                                                  salir a superficie,

un silencio en la noche,

una vía de escape para el llanto.



Yo revivo las flores olvidadas,

los sueños trashumantes

pero no sé sin son de ayer, de hoy o de mañana.



Y creía en la luna

embrujada en el fuego de unas manos,

en su pulso,

en su latido,

……………..cabriola de suspiros rompiéndose en el vientre.



Creía en el amor.

………………….....Yo creía…



Y ¿para qué seguir

compartiendo creencias descreídas,

no ves que no recuerdo en qué lugar

he guardado su pulso,

……………………….......mi latido,

………….......su mar

……………………….......mi mar

…………......su luna de fuego,

………………………......mi cabriola de suspiros?



Regreso hasta el origen y no recuerdo dónde

he guardado el ayer.


.................................Creía en el amor.

……………………….............................. Yo creía…




© Ana Villalobos Carballo

7 comentarios:

Julio dijo...

Amiga Ana, tu poesía se crece de manera admirable sin abandonar los límites del amor que todo lo inflama y lo traspasa, desde las creencias a las costumbres. Estás hecha de amor, esa materia rara y bella que todo el mundo cree conocer, pero que pocos atesoran. Un magnífico poema. Felicidades y un abrazo.
Salud.

Julio G. Alonso

Manu dijo...

Profundo sentimiento, como es de esperar tratándose de tí.
Con los años se nos van quedando en el camino creencias, sueños... pero siempre queda en nosotros la semilla.
No puedo imaginarte des-creida, sobre todo si hablamos de amor. Tienes un sentir profundo y hermoso, tanto como tus versos.

Besos

Manu

Fina Tizón dijo...

Excelente poema de amor , amiga Ana. Tiene fuerza, fluidez. Tus versos logran eso tan dificil que se busca en la poesía, emocionar.Te felicito-

Un abrazo

FINA

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias, querido amigo, aunque tus palabras son demasiado generosas para alguien, tan poquita cosa, como yo.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Manu, por tan hermosa visión.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias, Fina, lo realmente importante es tu emocioón lo de menos mis versos.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

AnDRóMeDa dijo...

Palabras fuertes pero no por eso menos emotivas y sensibles.
Excelente escrito, Ana.
Un placer leerte.
Un abrazo.
Andro.