26 oct. 2012

DESVARÍOS



Hoy que añoro el susurro del naranjo

y su tenue mirada en mis esperas

hablemos de la niebla oculta en la sonrisa,

del tiempo derramado inútilmente,

del agua y de la luz que aúlla en mis jardines.



Hoy que tiembla la herida de los labios

y muerde el corazón la soledad

hablemos de la lengua que no escribe el amor,

ni lo pronuncia,

ni atraviesa la nieve que te cubre.



Si fuera suficiente la palabra,

si mi voz te salvase del silencio,

si el hablar afilase las aristas

rompería las reglas del lenguaje.



Pero cómo extender los signos en las sílabas,

cómo parar las horas en las manos del miedo

si aprendí que no existen salidas de emergencia

en estos desvaríos.

 
 ©  Ana Villalobos Carballo
       Publicado en la Revista Aldaba nº19     http://www.itimad.org/revista%20aldaba.html
.
.

6 comentarios:

Fina Tizón dijo...

Un poema cuyos versos lloran de tristeza y se refugian en la nostalgia. Unos versos que viven un presente pintado de gris. Pero ese aroma otoñal que les imprimiste llevan esencia de poesía que llega a quienes la leemos.
Mi felicitación, Ana por este poema.

Un abrazo

FINA

San dijo...

Que el silencio no tome posesión de los espacios dedicados a las palabras.
Bello Ana, muy bello.
Un abrazo.

Leni dijo...

Lo que cuentas , siempre, me deja sin palabras.
Es una poesía tan directa al corazón
que ni Cupido podría ser tan certero.

Hermoso, dulce y de un tremendo deseo por vestir los sentimientos.
Ese final es agridulce...
Pues a veces, no existen palabras para expresar lo que somos , o fuimos,o seremos.
Pero siempre queda el eco
Y el tuyo te arroba el alma

Tu firma

Gracias infinitas

Besos

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias, Fina, por detenerte en estos versos y dejar tan hermoso comentario.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Hola, San, me alegra que te haya gustado. La próxima semana estaré de nuevo por Jaén, así que espero que podamos vernos el lunes. Lo intentaré que ya os echo de menos

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias a tí, Leni, tu mirada y tu sentir es lo que hace hermoso el poema.
Gracias por dejar un comentario tan hermoso y al mismo tiempo tan excesivamente generoso.
Espero que podamos vernos pronto, querida amiga.

Un beso que te llegue al corazón

Ana