11 may. 2011

TRAPECISTAS DE UN TIEMPO SIN RELOJES




Nos fuimos distanciando poco a poco,
casi sin saberlo,
del sueño distraído de una tarde de verano,
de la infancia, del juego a la rayuela.

Se ha detenido el tiempo,
..........................en las tardes de otoño,
esculpiendo tristezas en sus hojas caducas.
Hemos llenado el cielo de estrellas pensativas,
de luceros errantes,
y cubrimos nuestras calles con flores disecadas.

¿Por qué no reinventamos hoy las horas
trenzando garabatos azulina,
cubriendo nuestros labios de jazmines,
y con la redondez de una canica
volvemos a llenar de ilusiones los espejos?

Giremos las agujas del reloj
buscando la memoria más antigua
y hablemos el lenguaje de los cuentos.

¿Recuerdas que existía Blancanieves
y una casa repleta de enanitos?

¿Recuerdas cómo un beso
despertaba del sueño más profundo a las princesas,
y al sapo que era príncipe,
el príncipe que siempre vestíamos de azul?
¿Y al gato con sus botas,
y a Pinocho, muñeco de madera,
que si era mentiroso le crecía la nariz?

Hablemos el lenguaje de los cuentos,
...............................un idioma de luz sin laberintos,
y volvamos a ser los trapecistas
....................de un tiempo sin relojes
de un corazón desnudo en su inocencia.


© Ana Villalobos Carballo

13 comentarios:

ROCIO dijo...

Hola Anaaaaaa, como te va, no se si te has apuntado al encuentro de Sigüenza en septiembre, somos tantos que ya no me doy cuenta.

Me han gustado tus letras con añoranza de lo que fue y ha sido suplantado o simplemente ha desaparecido. Estupendo estar en contacto.

Un abrazo.

Rocío

http://mrociorc.blogspot.com/

Manu dijo...

Querida Ana, nunca deberíamos olvidar el lenguaje de los cuentos. Un poema fresco lleno de ternura donde se entremezclan la nostalgia del pasado y las tristezas del preente. Me alegro de tu vuelta, sabes lo mucho que me gusta leerte.

Besos

Manu

MercedeS dijo...

Ana, ya veo que te pide paso la niñita que hay en ti. La mía ha disfrutado mucho con tu viaje a los cuentos.
Besos desde un lugar de vacaciones.

Diang dijo...

Qué hermoso Ana. Siempre es un placer refrescarme con esas letras que fluyen como un río cristalino.

Es un encanto leerte.

Soy Onix, la de siempre, sólo que cambié mi nombre de usuario.

Besos.

Manu dijo...

Querida Ana, no recuerdo bien lo que te dije en el comentario que te dejé y que se ha perdido, pero "como estoy cerca" es un placer dejarte uno nuevo.
El poema me ha gustado muchísimo por la ternura que desprende, en él se mezclan la nostalgia de un pasado ya vivido y todas las tristezas que nos deja el presente
Nunca, querida Ana, deberíamos olvidar el lenguaje de los cuentos, es la mejor manera de superar esas tristezas y de encarar el futuro.
Me gusta mucho leerte y espero que le des más actividad a tu blog para así tener el placer de disfrutar de tus letras con más frecuencia

Besos

Manu

Besos

Manu

Ana Villalobos Carballo dijo...

Hola, Rocio, me encantaría poder ir a Sigüenza, aunque lo veo un poco difícil. Ya veremos, ¡ojala!

Gracias por pasarte, te he enlazado y así no te pierdo de vista,jajaj

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Manu, por tu incondicional presencia y por los buenos ojos con los que siempre miras mis letras.
Creo firmemente que nunca deberíamos olvidarnos del niño que llevamos dentro, ni de su extraordinaria manera de ver la vida.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Julio dijo...

Aunque con cuentagotas, siempre nos sorprendes y conmueves, Ana. Eso es lo bueno. Con un abrazo.
Salud

Ana Villalobos Carballo dijo...

Hola, Mercedita, jajja de vez en cuando una necesita volver a esa inocencia, a ese poderlo ver todo desde el prisma con el que miran la vida los niños. Hay días en que el lenguaje de los cuentos se hace imprescindible para seguir adelante.

Muchos besos

Ana
PD. Piensa, piensa que me encanta escuchar tus pensamientos. Te he enlazado y ya no me pierdo ninguno de tus pensamientos.
Ya falta menos para llegar a ese paradisíaco lugar de vacaciones, jajaja. No me quejo, no me quejo, j jajaj

Ana Villalobos Carballo dijo...

Hola, Onix,la de siempre, jajja. Y es verdad porque siempre has estado cerca de mis letras, desde el principio, a pesar de que yo aunque acudo a las tuyas pocas veces te dejo mi huella por falta de tiempo, que no por otra cosa. Intentaré aplicarme.
Gracias querida amiga por estar cerca.

Un beso

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

jajja, Manu, apareció, por arte de magia los comentarios desaparecieron pero luego volvieron a aparecer. Gracias por tu generosidad, para con mis letras, que te ha llevado incluso a dejar un nuevo comentario en el que me parece leer mi propio pensamiento. Gracias, siempre gracias.

Un besito

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Ay,sí,Julio, con cuentagotas. ¡que desastre! Voy a tener que hacerle un agujerito al cuentagotas a ver si las deja pasar con más frecuencia, jajja.
Gracias querido amigo por estar siempre cerca, a pesar de la falta de tiempo me impida corresponderte como bien se merecen tus letras.

Muchos Besos

Ana

Ricardo Miñana dijo...

Un bonito post lleno de añoranza,
un grato placer pasar a leerte.
feliz semana.
un abrazo.