25 oct. 2010

LA PALABRA QUE NUNCA ME PRONUNCIA

Podría decir hoy tantas palabras,

juntarlas,

...................divi/dirlas,

dejarlas escurrir entre los párpados
o buscar coartadas de ternura
a las flores de hielo que brotan de mis labios;
quizás crujan mis ojos en su verbo intangible
o desvista el temblor de la luna entre mis manos.
Pero si no me habita la emoción
¿a dónde irá el poema que resuelve
la ecuación lineal de mi nostalgia
y el verso que redime al corazón
de tantas soledades?

Quizás debiera anestesiar la voz,
anudar el silencio a la palabra
como anuda la herida al sentimiento.
Quizás enmudecer,
enmudecer con la palabra que nunca me pronuncia,
o aletargar el grito que insiste en el milagro
de mi acento poblando las vocales,

.................................................y

............................................................d
...............................................................e
................................................................ s
...................................................................c
.....................................................................a
.......................................................................n
.........................................................................s
...........................................................................a
.............................................................................r.


©Ana Villalobos Carballo

13 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Las palabras están ahí, falta saber juntarlas y bien que has sabido.
Un abrazo, Ana.

Julio dijo...

Me alegra leerte siempre en progresión y ganando en más calidad, si eso es posible. Encantado, Ana. Con un abrazo.
Salud.

Julio

Manu dijo...

Júntalas o divídelas, Ana, pero no las hagas enmudecer porque todas tus palabras te pronuncian desde la serenidad que transmiten y con la gran sensibilidad que te caracteriza. Encantado de poder estar en tu espacio y de enriquecer el sentimiento con tus palabras.

Un beso

Manu

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias, José Antonio por pasarte por estos versos con deseo de descansar, y disculpa la tardanza pero últimamente no tengo tiempo ni para juntar, ni para separar palabras.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Tu miras con demasiados buenos ojos mis palabras, querido amigo Julio. Encantada estoy yo de verte pasar por mis sencillos versos y saber que estás cerca de mi palabra.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Ya sabes, Manu, que siempre me alegra encontrarte. Bueno... en cuanto a lo de no enmudecer no sé, no sé. Últimamente ando bastante calladita, sin tiempo ni para juntar, ni para dividir. Muchas gracias por estar.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Manu dijo...

Anita, querida amiga, se echa de menos tu palabra ¿no crees que ya la has dejado descansar lo suficiente? Espero que el año nuevo te traiga un poco más de tiempo y nos vuelvas a deleitar con tus palabras rebosantes de sensibilidad.

Besos

Manu

Ana Villalobos Carballo dijo...

jajaj, Manu, mi palabra escrita ha descansado durante una temporadita pero la hablada,jjajja ya sabes... esa es incansable, jajajja.
Gracias por tenerme presente, espero que para finales de este mes pueda ya disponer de un poquillo de tiempo y pueda volver a retomar la actividad bloguera.

Un beso grande que te llegue al corazón

Ana

Humberto Dib dijo...

Hola, Ana, llegué hasta aquí pues vi tu comentario en el blog de un amigo y decidí visitarte. Muy buen blog, voy a seguirte.
Te invitó a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Leni dijo...

Hermosa manera de expresar lo que solo el alma silencia...
Y tampoco...
Te entiendo.
Espero que plasmes lo que seguro ya descansó...

Gracias Ana .

Un beso inmenso

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Humberto, me alegra que te haya gustado tu paso por el blog. Disculpa la tardanza en contestar pero, a veces, es imposible estirar más el tiempo. Espero pasar pronto por tu blog.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Querida, Leni, me alegra mucho el reencuentro. Te pido disculpas igual que a Humberto por la tardanza pero no me ha quedado más remedio que disminuir mi actividad bloguero.

Muchos besos que te lleguen al corazón

ana

poetapijo dijo...

No descanses, Ana, porque tus palabras acunan a las nuestras. Un beso