21 jul. 2009

UN DÍA COMO HOY


"amar es regresar
a lugares donde jamás se ha estado
que nacen cuando tú los nombras"
Argonauta Callejero

Un día como hoy
quise hablarte de mi alma
de las cosas que nunca fueron nuestras,

y me quede en un punto suspensivo…

Fue tan fácil nombrarte en mis pupilas,
sentir el crepitar de la locura
en el descontrolado pulso de tu tibieza
que en tu mar me hice líquida
……………………………….................quizás instante
…………………………………………...............
o quizás un futuro persistente
………………………………………………………………….....o impreciso y volátil.
Ni siquiera lo sé, y ya qué importa
si me sostuve al borde de tus labios
y me apagaste el fuego de mis miedos
quebrantando mis fechas sin relojes

No lo puedo negar,
qué fácil fue morir en tu alfabeto
con la sílaba exacta rendida a mi cintura,
con los ojos alzados al abismal misterio
de aquel atardecer de primavera.

Qué fácil fue nacer sin una lágrima,

que difícil volver la vista atrás, saber
que no me pertenece ni tu aliento ni aquella enredadera
que colmada del tacto celoso de tus dedos, ansía desmedida,
trepaba a mis latidos
volviendo a conjugarme en tu palabra.

Pero hoy muere,
hoy muere tu palabra en mi inocencia
como un sueño inconcluso,
que cada día,
se repite buscando el infinito,
y muere mi certeza en la penumbra que cobija el reverso de tu voz
entre el juego imposible de verdades a medias.

Y es tan fácil morir entre las dudas…

No sé cómo decirte
que aún guardo en la memoria
el presente infinito de tus manos
conciliando la sed de nuestros cuerpos
y el descarnado espasmo en nuestros vientres.

Amar no es recordar, amar es regresar
a la ciudad que guarda nuestros nombres

No lo puedo negar,
inmenso fue el dolor
de volver a nacer amordazada
a tus signos balsámicos que con callados gestos
limitan las fronteras desgajadas de todas mis heridas,
para luego morir en la oquedad de tu noche
y ser sólo simiente del olvido.

Créeme cuando digo
que rendirse a los sueños no es amar,
el amor es regreso que persiste;

Yo quiero regresar
aunque tirite el norte de mis ojos
aunque duela el desamor y desvista mi calma.
No quiero que se rompan los espejos
aquellos que reflejan el milagro
de tu mar diluyendo mis derrotas
y afilan mi ternura a tus extremos.

Pero soy de cristal hialino y frágil
que vibra igual que muere…

© Ana Villalobos Carballo
24 de Abril de 2009

Poema ganador del V Certamen de Poemas y Cartas de Amor Rumayquiya"
editado en el libro "Catorce de Febrero" de la colección Rumayquiya http://www.itimad.org/publicaciones.html#Colección_Rumayquiya:
para solicitar ejemplares: asociacionitimad@hotmail.com

.

.

14 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

Ana, tu poema deja una grandísima sensación de paz. De caminos que nos dejaron, que guardan su música todavía y que se escucha en el poema.

…me alegra pasar por aquí

un besote

ÓNIX dijo...

Ana... Siempre linda, siempre exacta, con esa palabra que revela sentimientos y deseos de no morir jamás,sino más bien de crecer y abrazarse ante el infinito, con la mirada fija en el horizonte que demuestra que aún hay tiempo para más y que puedes obtener todo cuánto en esta vida seas capaz de proponerte...

Siempre que te leo, se me queda un sabor a miel en la piel por cada una de esas líneas llenas de dulzura y pura realidad...

Fascinada como siempre...

Muchos besos....

stella dijo...

Despues de mucho e visito querida Ana y me han acariciado tus versos, ¡que alegria volver a leerte compañera1
Un beso grande
Stella

Carlos Serra Ramos dijo...

¡Caray, Ana! vaya un poemazo. Me cuesta mucho leer los que tienen más de veinte versos y en éste, me que dé con ganas de seguir leyendo.

Sin embargo, me dolía ese amor ausente, que no perdido, al menos en tu sentimiento. Recordar amores cuando su llama se mantiene todavía es muy doloroso. Espero que sea el Yo poético, querida amiga.

No cierro sin felicitarte, me gustó muy mucho.

Un beso, Ana, y felices vacaciones si las estás disfrutando.

Carlos

Manu dijo...

Ana este un gran poema, no sólo por su extensión sino por su forma y sobre todo por su contenido.A mí, como a Carlos, querida amiga,me cuesta un poco leer los poemas largos pero este me ha sabido a poco. En un poema así es difícil mantener el pulso hasta el final, pero lo has conseguido y es que tu palabra siempre está rebosante de sentimiento, consigues que tu poema cobre vida y que se haga cercano y cierto en nuestra propia realidad. Felicidades por tu poema.
Espero que estés disfrutando de unas estupendas vacaciones.

Un beso

Manu

Leni dijo...

Bellísimo Ana.
Desde la total cordura del amor.
Desde la calma del recuerdo.
Cada verso es un disfrute.

Felicidades.

Un beso

ÓNIX dijo...

Estoy de regreso por tu maravilloso blog para dejarte un saludo muy especial y muchos besos de todo corazón...

Espero te encuentres bien...

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Miguel, por pasar por esta pequeña ventana y contagiar un poquito de la paz que sientes ante este poema. Me alegra mucho que te haya gustado y agradezco enormente tu presencia, disculpa mi tardanza en responder pero primero el verano y ahora muy liada porque ando de mudanza.

Un beso grande que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

¡A ver si me lo voy a creer,Ónix, jajajaj. Gracias por esas hermosas sensaciones que me dejas aquí en esta pequeña ventana. Me alegra muchísimo encontrarte, a pesar de mi tardanza en contestarte.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

¡qué alegría encontrarte, Stella! ando un poco despistada pero espero ponerme las pilas pronto. Gracias, muchas gracias por tu visita.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Muchas gracias, Carlos, por tus hermosas palabras y tu visita a mi pequeño espacio que me alegra muchísimo. Y sí, jajajja, es un poquitín largo, gracias por llegar hasta el final, jajajja.

Un beso grande que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Manu, por tan generosas palabras y que hacen que el intento no haya sido en vano.
La verdad es que han sido unas buenas vacaciones, y ahora viene la avalancha, jajaja.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Hola, Leni, me alegra mucho saber que te ha gustado y has disfrutado con el poema. Disculpa mi tardanza en contestar, pero ya sabes el verano...

Un beso grande que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias amiga por pasar de nuevo siempre es una alegría tu presencia en este pequeño espacio en el que comparto tantas emociones. Bien, niña, estoy bien, pero ya sabes el verano... y ahora estoy de mudanza (un poco triste me siento porque me voy de Sevilla).
Muchísimas gracias por estar siempre cerquita, ahora estaré unos días sin internet pero espero poder recobrar el buen ritmo pronto.

Mil besos, querida Ónix, que te llegue al corazón

Ana