14 mar. 2009

EXPERTA EN LEVANTAR MUROS INVISIBLES I


Profundo es el abismo que tengo en la memoria
tallando mis pupilas con un perfil de miope
mientras llueve tu frío en mis pestañas.

Algunos días no me reconozco
en esta cicatriz que me cuelga del alma
ni en el grito callado que me arranca el recuerdo
de todas las derrotas que cobijan mis venas.

Hay días en que insisto, forjándome en la luz,
y se esfuma el color del sufrimiento.


Existen otros días

en que el mundo no templa la oquedad de mi llanto,
días en que deseo suicidar el fragmento
……...................................…………de tu voz
….......... ........que me habita fugaz,
……………………………............…….. ........frágil e irreverente
……………….....….. rozando mis arterias,
..............................en el ángulo opuesto a la certeza.


Son días en que yo
desmiento de verdades el pasado
y deseo volver al vientre de mi madre
ceñida de las fábulas de un cuento,
volver a ser la ingenua constructora
…………………………......………….de muros invisibles
……………............ que evitan que el dolor
………….............………………... se filtre por las grietas de mi herida


No sé si tú me crees,
son días en que quiero trasplantarme
….. .....-y no para sanar mi ojo de miope-
la sombra que me tiembla en la retina,
vaciarme el cristalino de roturas
y mentiras firmadas con tu nombre.

Confieso que he querido,
mientras late la noche entre nosotros,
morirme o trasplantarme,
evitar el atraco
a un corazón que duerme en el cansancio.
Sólo fue un pensamiento
escrito en el fulgor de cualquier lágrima
tras el reflejo ausente de tus huellas
plegándose en la Nada

Y no sé si me crees cuando digo
que apuntalo mis ruinas con pedazos de sueños,
que a veces he llorado sobre el mármol
heladamente ausente de promesas.

Cuando cruje el silencio
no hay muros que separen
el dolor que me muerde la memoria
del amor que resbala en mis paredes,
y no existe cemento
que amalgame este amor con el olvido


Pero hoy sé que envejece
el tacto de tu nombre en mis ladrillos,
y a pesar de saberlo
me vuelvo a cimentar con muros invisibles


© Ana Villalobos Carballo
13/03/09

De "Experta en levantar muros invisibles"


22 comentarios:

Alonso de Molina dijo...

Ya te he comentado en Alaire, creo que tu mejor poema hasta la fecha, realmente esplendido, como te decía allí un albún de fotos repleto de imágenes bien conseguidas.

un beso de los tuyos

Lucía dijo...

Ana, he encontrado tu blog de casualidad y me alegro mucho de haberlo hecho, me gusta muchísimo todo lo que estoy leyendo.
Este poema es ¡impresionante!, me has hecho emocionarme como hacía tiempo que no lo hacía.
Destacaría muchos versos pero no haré porque es una maravilla todo entero

Manu dijo...

Magnífico poema, querida Ana,de esos que irremediablemente se graban en la memoria. Muestras el dolor y el renacer de nuevo, a pesar de...
Otro poema más en el que se pone claramente de manifiesto tu gran sensibilidad.

Un beso

Manu

Carlos Serra Ramos dijo...

Ana,has redondeado un poema que pese a su extensión se lee con interés porque se encuentran metáforas muy buenas y buenísimas en la manifestación del dolor por un amor perdido. Ésta, por ejemplo es de un gran acierto:

"...y no existe cemento
que amalgame este amor con el olvido..."

Insisto, un buen poema en mi estimación personal. Enhorabuena, poeta.

Recibe mi beso, amiga.

Carlos
_______________

Laura Gómez Recas dijo...

Ana, magnífico poema. Felicidades. Lo he leído varias veces. Es algo extenso, pero le dotas de la magia necesaria en cada estrofa para que no se pierda el interés. Está muy bien construido y manejas unas imágenes estupendas.

"...deseo suicidar el fragmento/ de tu voz/ que me habita fugaz / frágil e irreverente/ rozando mis arterias / en el ángulo opuesto a la certeza."

No sé si es tu clave, pero más que reconstrucción, adivino reiteración.

Te dejo un beso
Laura

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Alonso, por pasar de nuevo por este poema. No sé si es el mejor pero si el más largo y el que más trabajo me ha costado escribir, tanto por el fondo, lo que más, como por la forma. Someterse a la técnica, aunque sea, como ya sabes, con mis escasos conocimientos que sobre ella tengo, sin echar a peder el fondo a veces me cuesta demasiado.
Decir lo que quería decir y que haya alguien que lo escuche, lo "entienda" y se emocione, esa es mi estrella azul(ya entiendes), y alguien el domingo a través de un email me regalo esa estrella; para mí es más que suficiente, el mejor reconocimiento, lo demás...
Más que nunca deseo mantener ese muro levantado y que no haya nada, ni nadie que lo pueda derribar.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Hola Lucía, gracias por tus hermosas palabras, como le decía a Alonso saber que alguien se emociona ante mis palabras es el mejor regalo. Gracias, muchas por pasar y por tu emoción

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias, Manu, me has acostumbrado a verte siempre en este pequeño espacio en el que pinto emociones que ya te echaba de menos, jajaj
Me alegra volver a verte por aquí. Gracias por tu presencia incondicional y tus bellas palabras.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Qué alegría encontrarte, Carlos, yo confío plenamente en tu estimación. Me alegra saber que este poema es de tu agrado, también a mí me preocupaba su extensión gracias por considerar que he superado la prueba.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Hola, Laura, todo un mérito por tu parte leerte varias veces este poema, porque no está falto de versos, jajaja. Yo he mantenido un largo pulso con él y casi termino derrotada.

Creo que mi clave es renacer, aunque no sé si me queda claro lo que me dices. Bueno, me gustaría comentar contigo esto y algún comentario o respuesta a comentario que me has dejado; si quieres Alonso tiene mi correo electrónico me envías uno y comentamos o el teléfono.

Un beso grande que te llegue al corazón

Ana

marga dijo...

Hola Ana:



Bellísimo el poema experta en levantar muros invisibles. Cada vez que lo leo mi rostro se llena de lágrimas. Llevo unos días que me invade la tristeza, necesitaba estar sola y ayer baje a Sevilla, no te llame ya que no hubiese sido buena compañía. Estuve caminando por la zona del centro y luego al medio día me senté en los banco de la plaza

Doña Elvira. Allí estuve cerca de cuatro horas meditando y reflexionando sobre mi vida.

¡ Cuanto he sufrido y cuanto daño me han hecho!. Por eso este poema tuyo me gusta., sobre todo cuando dices:

Hay días en que no me reconozco en esta cicatriz

Que me cuelga del alma

Ni en el grito callado que me arranca el recuerdo

De todas las derrotas que cobijan mis venas.



Me encanta como defines en estas frases el recuerdo a los sufrimientos., o por lo menos,

yo lo entiendo así, y como expresas en olvidar y renacer al decir:


Son días en que yo desmiento de verdades el pasado

Y deseo volver al vientre de mi madre

Ceñida de las fábulas de un cuento, volver a ser ingenua

Constructora de muros invisibles que evitan que el dolor

Se filtre por las grietas de mi herida.





Ana no dejes nunca de escribir. A mí tus palabras me ayudan.



Te felicito por este maravilloso poema.



Recibe miles de millones de besos.



Marga

Ana Villalobos Carballo dijo...

Ay, Marga. No sería la primera vez que nos sorportaríamos en días en que no somos buena compañía, ¿eh? Las amigas son la mejor compañía incluso para los días tristes o mejor dicho, sobre todo en los días tristes, algún día te lo diré en chino a ver si así te enteras.
Ya sabes lo importante que es para mí encontrarte por aquí dejándome de tus emociones. Un comentario muy acertado, lees poesía mejor de lo que yo creía. Las dos entendemos y sabemos mucho de este poema.

Mil millones de besos para tí y gracias por estar aquí y siempre, incluso en los peores momentos. Y seguiremos haciendo camino como dos buenas amigas.
Hoy son tus besos los que llegan a mi corazón

Ana

Walter Portilla dijo...

Ana, vengo del blog de Luisa Arellano, navegando a veces encontramos muy buenos blogs, buena poesía, de la que a mí me gusta. No, no es cierto, de la que a mí me encanta. He enlazado tu blog en sidebar para leerte seguido y seguro que regresaré a disfrutar de este que me ha gustado mucho. Te felicito de veras por tu uso excelente de las metáforas y las figuras, bonita forma y estilo. Mi abrazo desde Perú.

ÓNIX dijo...

Hola Ana que tal?

Tu poema como siempre, a la par con mis pensamientos, porque cada vez que hasta tu portal entro, salgo enteramente complacida de tantas bellas letras que plasmas.

Mis saludos y respetos...

Luisa Arellano dijo...

En días así "apuntalo mis ruinas con pedazos de sueños" ¿Puede encontrarse mejor remedio?

El poema es de un dolor aceptado tremendo y de una belleza también tremenda.

Felicidades, Ana.

Ana Clavero dijo...

Gracias por la visita, Ana. Desconocía este blog, pero ya está guardadito en favoritos y vendré a visitarte más veces. Eres todo corazón y piel cuando escribes y a mi me gustan los poetas que son todo pasión.

Un abrazo enorme.

Santiago Redondo Vega dijo...

La mano en el brocal del corazón nos alimenta de días íntimos, de sueños oscuros, de desahogos certeros. Pero la palabra está ahí para ponerle calma al estertor de tristeza y regresar de nuevo a la cotidianidad de los sentidos.

Un hermoso poema, Ana, de intimidad escrita.

Un abrazo.

Sara Castelar Lorca dijo...

El poema es precioso Ana, ojalá que esa tristeza que lo viste se convierta en alegria..y que sea no tardando mucho, como dice mi madre. :).

Un besote

Sara

Tony dijo...

Precioso y profundo.....lleno de metáforas, me gustó.

Un saludo

Ana Villalobos Carballo dijo...

Gracias,Walter, por pasar y dejarme tu huella, me alegra mucho que te haya gustado pasear por mi blogo, puedes volver cuando quieras que serás bien recibido .


Un beso desde Sevilla que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Una gran alegría encontrarte, Onix, y saber que te ha gustado. Gracias por estar.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Ana Villalobos Carballo dijo...

Querida Luisa, lo mejor sería no tener ruinas que apuntarlar, jjaja ¿no crees?,
pero si las hay "apuntalarlas con pedazos de sueños" creo que es un buen remedio.
Gracias por pasar y dejarme tus hermosas palabras.

Un beso que te llegue al corazón

Ana